The Handmaid’s Tale: El Film Vs. La Serie

By 24 Noviembre, 2017Blog

La ficción televisiva vive una época dorada desde hace varios años en la que cada vez es mayor el número de producciones que se realizan. El talento creativo y técnico, que hace un par de décadas esquivaba trabajar en la televisión, encuentra ahora en las series de ficción, el espacio, la libertad y sobre todo el presupuesto que el cine le niega actualmente. Este momento dulce del sector audiovisual se reflejan en la calidad de las producciones que no tienen nada que envidiar a las que se realizan en el cine. Un gran ejemplo es “The Handmaid´s Tale”, una de las mejores series del año. Creada por Bruce Miller y protagonizada por Elisabeth Moss para la plataforma digital Hulu, se ha convertido en su primera temporada en un auténtico fenómeno.

La doncella en el cine

“The Handmaid´s Tale” está basada en el best seller del año 1985 de Margaret Atwood. Esta novela ya fue adaptada al cine por el alemán Volker Schondrolf en 1990 y, a pesar de ser una propuesta ambiciosa, fracasó en taquilla, siendo hoy en día una cinta prácticamente olvidada. Esta adaptación incidía de manera particular en dos aspectos: la recreación de la sociedad distópica y el carácter sexual de la trama, derivado de cierto thriller incipiente que en los ´80 nos había regalado títulos como “Atracción fatal” (Adrian Lyne ,1987) y que explotaría posteriormente con éxitos como “Instinto básico” (Paul Verhoeven, 1992).

Distopías góticas

La recreación del mundo distópico fracasaba en la adaptación cinematográfica al llevarlo a la pantalla de una manera totalmente realista, con edificios y entornos industriales que no dejan de ser ambientes convencionales e interiores con estética aséptica y noventera. Sin embargo, en la adaptación televisiva la ambientación y las localizaciones son algunos de sus puntos fuertes. En la versión de Miller descubrimos una República de Gilead, ciudad donde se emplaza la historia, con interiores luminosos en supermercados, espacios abiertos desérticos y blanquinosos que contrastan con el interior de la residencia de decoración gótica de los Waterford, los villanos de esta serie. La oscuridad que reina en la casa se rompe con violentos haces de luz que entran por las ventanas iluminando la cocina y la habitación de Offred, protagonizada por la bella Elisabeth Moss, espacios destinados a la doncella y la servidumbre. Por otra parte, las estancias de los señores están abigarradas de infinidad de cuadros, tonos verdes y oscuros, iluminados únicamente por múltiples lámparas que rompen la composición cuando la cámara se acerca a los rostros de los protagonistas.

 

El rojo es mi color

Durante la primera temporada de la serie, seguimos la aventura de Offred, una de las pocas mujeres fértiles que quedan en la República y que, recluida como doncella, intenta sobrevivir bajo el sometimiento de los hombres del lugar en el que reside. Offred deambula al igual que las heroínas de los melodramas de los años 40, como lo hacía “Rebeca” (Alfred Hitchcock, 1940) por las estancias oscuras y llenas de secretos de la residencia. En “Jezebel” (1938) de William Wyler, Bette Davis aparecía con un vestido rojo en una fiesta en la que las mujeres estaban obligadas a ir exclusivamente de blanco, con la intención de despertar los celos de su marido.  Offred, perseguida, vigilada y deseada, encuentra en el rojo el color de los vestidos de las doncellas. El color que, por una parte la protege y, por otro, le da fuerza para alimentar la revolución que crece en su interior.

Es en estos pasajes de ambientación retro donde se desvelan las diferentes caras de de los personajes femeninos, poliédricos y complejos, que contrastan con los perfiles más planos de los personajes masculinos, obsesionados con el poder y el control. Esta complejidad de los protagonistas de la serie, especialmente en los papeles femeninos, se muestra de manera totalmente diferente en la película de Schondrolf, pues sus perfiles unidimensionales se guían por deseos y motivaciones más básicos.

¿Hay que recuperar la película original? Lo que está claro es que hay que ver la serie de televisión.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puede obtener más información en este enlace. | Cerrar
Top