“The Disaster Artist”; Recreando El Rodaje De La Mejor Peor Película Jamás Realizada

By 8 Enero, 2018Blog, Estrenos

¿Existe algo peor que una película mala? Sí, una película mediocre. La mediocridad pasa de puntillas sin dejar huella, se esfuma como el humo y se olvida como un recuerdo intrascendente. Las películas malas también se olvidan, aunque algunas marcan y dejan una sensación de extrañeza, que como en el caso de “The Room” (2003, Tommy Wisseau) va más allá, creando una irresistible atracción hacia el espectador. Una mezcla de incredulidad y fascinación que acaba convirtiendo cada sesión en la que se proyecta en una suerte de liberación grupal de emociones y risas.

No es fácil hablar de un fenómeno de culto como “The Room”, una mezcla de drama romántico, thriller erótico y comedia absurda con elementos de serie de televisión, a lo “Melrose Place”, todo impregnado con un aire trágico, apasionado y desmesuradamente fatalista que se vuelve más y más inenarrable a cada secuencia. Diálogos incoherentes, actuaciones desconcertantes y un guion tan alucinado como alucinante en una puesta en escena entre lo kitsch, lo grotesco y lo amateur que convierte  todo este mejunje en una experiencia sublime. Es como si juntaras a Tenesse Williams, David Lynch, Pedro Almodóvar, los Hermanos Marx y una película de los 80 de Playboy, para filmar la primera película de Ed Wood, pero con un presupuesto de seis millones de dólares. Un auténtico acontecimiento cinéfilo y cinéfago que se proyecta semanalmente en algunos cines de Estados Unidos desde hace quince años.

La mejor peor película jamás realizada. Así la han catalogado muchos, una adjetivo que parte del libro “The Disaster Artist: My Life Inside The Room; the Greatest Bad Movie Ever Made”, escrita por Greg Sestero, uno de los protagonistas de la película y que ha servido como material para que el polifacético James Franco haya realizado “The Disaster Artist”. La película de Franco relata la historia de Tommy Wisseau, un extraño y misterioso tipo que junto a Greg Sestero, un joven aspirante a actor, deciden viajar a los Ángeles con el sueño de triunfar en Hollywood. Una vez allí, viendo que las oportunidades no llegan, Tommy decide escribir, financiar, interpretar y dirigir con la ayuda de Greg, su propia película, “The Room”. “The Disaster Artist” es un espléndido ejercicio de “metacine” (ficciones sobre el mundo del cine) en forma de “buddy movie” (película de colegas) que nos lleva en un viaje hacia la persecución del sueño de Hollywood y la pasión por el cine. Al igual que en “Ed Wood” (Tim Burton, 1994), que narraba la historia de otro de los considerados como “peor director” de la historia del cine, la pasión, el esfuerzo y la constancia mueven a los protagonistas en una lucha en la que el talento queda muy al margen. Un original y desacomplejado retrato de la industria del cine que rebosa diversión, patetismo y ternura a dosis iguales y que consigue sacar carcajadas de asombro ante el despropósito y la relativa heroicidad de hacer cine. Con unos diálogos brillantes y una puesta en escena ágil, el motor de la película es sin duda, la interpretación de los hermanos Franco, James y Dave que encarnan respectivamente a Tommy Wisseau y Greg Sestero. James Franco se mimetiza en el auténtico Tommy Wisseau clavando su voz, gestos y forma de moverse de una manera que cuesta diferenciarlo del real.

Una película recomendada para cualquiera que le guste el cine y para el que quiera dedicarse al cine. Porque “The Disaster Artist” es mucho mejor que “The Room”, aunque posiblemente no sea más divertida. Y también  porque hay mucho que aprender de las dos: de lo que hay que hacer y de lo que no.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puede obtener más información en este enlace. | Cerrar