Animación 3D y los nuevos empleos del cine

By 27 Septiembre, 2017Blog

Según el estudio “Empleos del futuro en el sector audiovisual”, elaborado por la Fundación PwC y Fundación Atresmedia, las profesiones relacionadas con los contenidos y tecnología son las que mejores perspectivas presentan. Se trata de un sector que demanda profesionales que estén a la altura de los proyectos, y que está creciendo tanto a nivel nacional como internacional. Según Fàtima Vilà, CEO de FX ANIMATION: “El 99% de los alumnos que se gradúan en nuestra escuela han encontrado trabajo. Es el resultado de nuestro método de estudio, que utiliza la Universidad de Harvard y que apuesta por el aprendizaje continuo”. A continuación, un extracto de la noticia publicada en El Mundo, con fecha 24 de septiembre, escrito Alba Casilda, en el que se detalla el buen estado del sector de la producción audiovisual en 3D. 

PROFESIONES CON FUTURO

Las situaciones inesperadas a las que se tiene que enfrentar “Hank”, de la película “Buscando a Dory”, traen de cabeza a este pulpo, que al principio resulta un tanto gruñón. La pequeña Dory no deja de romperle sus planes y, a pesar de todo, él la acompaña en sus peripecias. Pero el estrés se apodera del octópodo, y no puede evitar cambiar de forma, textura y color ante cualquier imprevisto. Algo que le termina convirtiendo en un ser entrañable. Sin duda, es una lección magistral sobre cómo las técnicas de animación pueden crear historias, así como humanizar a los personajes. Detrás de este tipo de producciones, se encuentran amplios equipos: desde especialistas en crear los esqueletos de los personajes hasta profesionales de efectos especiales. Se trata de una industria en la que las oportunidades de empleo no paran de crecer.

Según el estudio Empleos del futuro en el sector audiovisual, elaborado por la Fundación PwC y la Fundación Atresmedia, este ámbito va a seguir creciendo porque las compañías cada vez utilizan más los contenidos audiovisuales. «Las nuevas posiciones en el sector audiovisual están relacionadas con el cambio de hábitos de consumo provocados por la transformación digital y su impacto en los modelos de negocio», se concluye. En concreto, el mundo de la animación y el 3D es el que mejores perspectivas presenta. Aunque una de las principales salidas laborales de esta especialidad es la creación de películas, esta técnica también se aplica en los sectores de la publicidad, televisión, videojuegos o cómics. En esta industria intervienen perfiles muy variados y existen varias técnicas, como la tradicional o 2D, stop motion o el 3D. Uno de los principales retos a los que se enfrenta el ámbito de la animación es que no existen suficientes profesionales, sobre todo, para los puestos más especializados.

Equipo

Los perfiles se pueden formar en cada una de las diferentes áreas que intervienen en la creación de estas películas. En primer lugar se encuentra el departamento del proceso de producción; en el que se fija la idea y se establece cómo se va a contar la historia para atraer al gran público. Otra área es la de desarrollo visual, donde se decide cómo van a ser los personajes. Le sigue el departamento de guion. Después actúan los especialistas en  storyboard, que dibujan el guion plano a plano. Tras esto, interviene el área de modelaje y artistas de texturas, que son escultores digitales, convierten los diseños en modelos tridimensionales y, por ejemplo, reproducen el aspecto de la ropa. También destaca la sección de rigging y character FX, en la que se crean los esqueletos virtuales de los personajes y de los escenarios. Con todo esto trabaja el departamento de previsualización, que comprueba cómo funciona la película. Después llega el momento de animar, iluminar e incluir los efectos especiales (que pueden ser desde el humo que sale de una bebida caliente hasta la huella de la pisada de los personajes).

                                          Se buscan perfiles muy concretos como expertos en la simulación de pelo y telas

Los más buscados

Los riggers y los expertos en character FX son algunos de los expertos más difíciles de encontrar. Estos especialistas crean el esqueleto de los personajes, fijan sus proporciones para que puedan ser animados y se encargan de la simulación de telas, pelos y músculos. Estos perfiles han de reunir habilidades técnicas y aptitudes artísticas.

Asimismo, están muy solicitados los especialistas de los departamentos de preproducción. Aquí intervienen los creadores de los storyboards, que tienen que contar con un nivel alto de dibujo. Sus creaciones deben ser muy expresivas y han de saber narrar una historia. Aquí también in-tervienen los diseñadores de personajes y entornos, que deciden asuntos como el grado de realismo que va a tener el ambiente, configuran las paletas de color y deciden qué referencias se van a tomar. Se trata de perfiles más creativos que técnicos. Por último, se encuentran los guionistas. Estos convierten las secuencias en imágenes y deciden lo que va a aparecer en la pantalla. Toni García, director creativo de BRB Internacional, considera a estos perfiles  como «el núcleo duro del talento». Esta compañía es la creadora de personajes como David, el Gnomo, Willy Fog o D’Artacán. Pero, una vez más, se trata de perfiles complicados de encontrar. Así lo reconocen desde Ilion Animation Studios, que ha creado filmes como Planet51 o Mortadelo y Filemón. Actualmente, dicho estudio está buscando este tipo de perfiles para dos largometrajes que está produciendo junto-con la firma estadounidense Skydance Media.

Otros profesionales imprescindibles son los animadores,  las figuras estrella que dan nombre a la industria. Su trabajo es similar al de un actor y muchos se graban a sí mismos para después llevar a cabo la animación. Se encargan de reflejar el movimiento, la actuación y el estado de ánimo de los personajes. Han de ser muy creativos, pero al mismo tiempo deben manejar las herramientas digitales adecuadas. Su trabajo es lento, pues de media se realizan dos o tres segundos de animación a lo largo de una semana.

Esta industria también se sostiene gracias al trabajo de los perfiles más técnicos. En concreto, destaca la demanda de ingenieros informáticos. Estos apoyan al resto de departamentos y desarrollan tecnología y softwares que permiten conseguir los objetivos en el menor tiempo posible. Son una parte crucial de esta industria. Al fin y al cabo, lo que se está haciendo es contar historias a través de programas digitales y algoritmos numéricos. No obstante, la parte técnica está al servicio de la artística.